Un torneo que ilusiona

La imagen puede contener: 18 personas, personas sonriendo, exterior

Deportivo Riestra finalizó la primera etapa de la Primera Nacional en una posición expectante pero con un flojo nivel futbolístico. El conjunto Blanquinegro obtuvo la clasificación a la Copa Argentina 2020 y se posiciona en la quinta ubicación de la Zona B con las mismas unidades que Tigre, el último equipo que ingresa al reducido. 

Luego de lograr un lugar en la máxima categoría del ascenso, en el Bajo Flores se ilusionaron con hacer un buen torneo para no pelear en los puestos de abajo. Para eso, el elenco dirigido por Guillermo Duró realizó varias incorporaciones para reforzar el equipo, manteniendo a los jugadores con mayor experiencia de la última campaña. 

El camino del Blanquinegro en el nuevo formato de la Primera Nacional arrancó con una serie de resultados muy favorables. En la primera fecha obtuvo una victoria frente a Gimnasia y Esgrima de Jujuy por 2 a 1 en condición de local. Por la segunda jornada visitó a Santamarina en Tandil y se trajó un importante triunfo sobre el final del encuentro que lo hacía ilusionar. En la tercera fecha recibió a un duro rival como Instituto, rescatando un valioso punto en casa. La primera derrota se dió en Tucuman frente a San Martín y luego recibió un duro cachetazo cuando enfrentó a Villa Dálmine, cayendo por 3 a 0 en Campana. 

A esta derrota le prosiguieron tres empates al hilo. En primer lugar una igualdad frente a Sarmiento de Junín sobre el final, tras estar en ventaja por dos goles hasta el minuto 85. En la fecha siguiente se dio otro flojo encuentro contra Gimnasia y Esgrima de Mendoza, manteniendo la paridad y sin mostrar un buen nivel futbolístico. Todo parecía cambiar en la visita a Chacarita, pero nuevamente una distracción en la agonía del partido lo llevó a quedarse sin los tres puntos y a conformarse con el empate. 

Finalmente, se regresó a la victoria en la décima jornada frente a Brown de Adrogué en casa, seguido nuevamente por una serie de tres igualdades. El Blanquinegro volvió a sonreír tras obtener un importante triunfo frente a Atlético Rafaela en la decimocuarta fecha, despidiéndose de su gente en el Bajo Flores de forma invicta en condición de local.

La primera rueda finalizó con una derrota por 2 a 0 frente a All Boys, último en la zona, que lo marginó de los puestos de reducido. Así, Deportivo Riestra cerró la temporada con cinco victorias, siete empates y solamente tres derrotas. Pese a la ubicación obtenida hasta el momento, el semestre del Albinegro fue bastante irregular, sin encontrar un buen rendimiento colectivo. 

Los flojos resultados en condición de visitante quitaron la posibilidad de escalar posiciones en la tabla. Durante el receso, el entrenador deberá mejorar en el aspecto ofensivo y futbolístico si pretende mantener la ilusión de meterse en el reducido para obtener un histórico ascenso. 

Por Matías Gurtman/ @Matigurtman
Foto: Prensa Riestra

Compartir en Google Plus

Matías Gurtman